9 mar. 2014

Detalles constructivos de fachada, dibujo cronometrado - Vol. 1

Lo prometido es deuda: ya tenemos el primer vídeo del I ciclo de dibujo cronometrado.


Este primer volumen, de cinco, recoge dos detalles constructivos del edificio del Hotel Torres Porta Fira, un proyecto del japonés Toyo Ito junto con el estudio B720, liderado por Fermín Vázquez.


















Se trata de una doble torre situada en el distrito de Plaza Europa, en l’Hospitalet (Barcelona), creciente centro financiero de la ciudad situado al lado del nuevo recinto de la Fira 2 de Barcelona.

El complejo, formado por el hotel Torres Porta Fira y el edificio de oficinas Torre Realia, se alza 110 m encima de un zócalo común que conforma un atrio-vestíbulo sobre el que descansa un agradable jardín.

Cada torre tiene un lenguaje distinto, pero siempre manteniendo una relación estrecha. El hotel, que ocupará el vídeo de hoy, responde a un discurso orgánico que representa, según Ito, una flor de loto rojo. La fachada, con sus 12500 tubos de aluminio lacado, juega un papel esencial para la materialización de este concepto. La Torre Realia, por otro lado, en su geometría ortogonal dibuja en su piel el reflejo de su hermana.

En Planta

Ambos edificios tienen una estructura de hormigón armado con un núcleo rígido, común en edificios de altura. El hotel, de planta irregular curvilínea, es variable según la altura pero comparte en todas las plantas el núcleo circular que alberga los ascensores y escaleras. Las habitaciones se extienden radialmente comunicadas a través del corredor-anillo.
La torre, en cambio, tiene una planta cuadrada y el núcleo de servicios se desplaza a la fachada sur, donde fluye por la superficie llana de la fachada en color rojo queriendo ser el reflejo de la torre oeste (hotel). A pesar ser de líneas rectas, el núcleo de la torre tiene formas curvas e irregulares.



 En Fachada


La Fachada que nos ocupa hoy es la de la torre oeste, que corresponde al Hotel Torres Porta Fira. Está formada por dos pieles: la interior es un muro cortina modular que permite articular la geometría de cada una de las plantas para acercarse a las formas curvas buscadas. La piel exterior está compuesta por un sistema de tubos de aluminio lacado en rojo ancladas al canto de forjado mediante un sistema de pletinas y rótulas que permiten a cada tubo ajustarse a la alineación de cada planta. Este método sirve colocar cada tubo con una inclinación determinada en los 3 ejes del espacio. Todo ello para conseguir un efecto de continuidad en la fachada exterior, que sólo queda interrumpida en los huecos que corresponden a las ventanas de cada habitación del edificio. Cada tubo está más o menos alejado de la línea de forjado y anclado en un ángulo concreto respecto de la vertical ya que, de colocarlos todos en vertical, la figura resultante se parecería más a la superposición de unos anillos excéntricos que a una piel continua y fluida.


os dejamos con el vídeo




equipo FACFacade

No hay comentarios:

Publicar un comentario