17 abr. 2016

Primer muro cortina de USA. Hallidie Building en San Francisco


 Primer muro cortina de Estados Unidos. 

Hallidie Building, Finnancial District, San Francisco.

Para conocer la evolución y los orígenes de los sistemas de construcción, buscamos constantemente obras que ilustran las innovaciones de los pioneros de las técnicas que son habituales hoy día.

En la historia de las fachadas ligeras hay referencias ampliamente publicadas y por tanto muy conocidas, sin embargo hay obras menos conocidas y un tanto “especiales” de las que sacar partido y aprender  aspectos más innovadores.

Escribimos acerca de una magnífica obra construida en 1918, se trata del primer muro cortina de Estados Unidos ¡¡¡¡ y quizá de uno de los primeros de la historia de la construcción.

Por varios aspectos, ya sea su tamaño, complejidad, el sistema empleado o el estado después de su restauración, es uno de los casos más interesantes que podemos encontrar.

El “Hallidie Building” es un ejemplo de arquitectura de oficinas, diseñado por el arquitecto Willis Polk (1878-1928) de San Francisco. El edificio debe su nombre a uno de los más famosos ingenieros del momento, Walter Smith Hallidie (1875-1940), fue el inventor del conocidísimo “cable car” que recorre la ciudad de San Francisco.



Este estupendo edificio, inaugurado en 1919, estuvo en uso durante más de 50 años, hasta que en la década de los 70, debido a las patologías de la fachada el “Hallidie Building” fue declarado inseguro y se cerró. 

La causa fundamental fue el estado de oxidación del cerramiento acristalado, la corrosión de las estructuras, el pésimo estado de las cornisas de acero y de sus ornamentos, a lo que había que sumar la obsolescencia de las escaleras de emergencia.
Durante años estuvo en proceso de reparación y de rehabilitación, hasta que finalmente al retirar los andamios y las lonas de protección en 2014 el edificio se pudo recuperar para la ciudad de San Francisco y para los amantes de la buena arquitectura. 
Es uno de los más claros ejemplos de fachada ligera acristalada de los años 20, un impresionante muro cortina, reconocido como el primero de américa. En Europa, el primer gran cerramiento de vidrio se construyó en Berlín en el año 1909, para la sala de turbinas de la compañía AEG de obra de Peter Behrens.


































Del edifico destaca su enorme fachada acristalada de 7 plantas de altura, con un único plano de unos 600 m2 de superficie, pasante por delante del borde de los forjados, es decir, un muro cortina convencional, que fue pionero en su época. 

Está construido con un sistema muy elemental de perfiles y carpinterías de acero laminado en caliente, formando una retícula de cuadrados casi perfectos, para alternar ventanas practicables con algún modo fijo, unos 490 módulos en total.

Cada nivel tiene 3 módulos de forjado a forjado, siendo los 3 con abertura basculante de eje horizontal, accionadas con un sencillo sistema de herrajes. Al abrir además de facilitar la ventilación del interior del edificio, hacen posible la limpieza y el mantenimiento de la fachada.
Los vidrios de la fachada son monolíticos, incoloros y transparentes, de pequeño formato ajustado a la técnica del momento.

En los laterales de la fachada y en la parte superior hay una exuberante ornamentación que forma la cornisa de la coronación. Las molduras metálicas de estilo neogótico, tan común en los años 20, la integración de los balcones de las escaleras de emergencia y los propios balcones caracterizan, ordenan la fachada.
Constructivamente el muro cortina, tal como se puede ver los croquis de los detalles constructivos

es un inteligente sistema de cartelas de los forjados en voladizo, en los se apoyan las jácenas que van afinando su sección, hasta formar un volumen igual al del travesaño horizontal. Este travesaño de acero del muro cortina, se apoya al canto del forjado a través de los anclajes soldados. En vertical, las divisiones entre oficinas, permiten el apoyo de los montantes de la retícula, de tal forma que se reducen al mínimo los anchos y la profundidad de los perfiles de acero.


En este caso, el muro cortina es una suma de “módulos de ventana” con perfiles standard de acero laminado, que están unidos entre si con pletinas intermedias que forman la retícula y que permiten reforzar los perfiles de carpintería de ventanas que tienen evidentemente menos rigidez. El conjunto de los perfiles de los marcos fijos y las pletinas de transición y refuerzo, están unidas por medio de remaches de acero. Para completar el sistema constructivo como se puede ver en los detalles de este post, se acopan las pletinas  que forman los vierteaguas, los perfiles accesorios y el goterón de cada ventana.


La fachada de este edificio se debe reivindicar como uno de los más interesantes hitos de la arquitectura de cristal de la historia y es una referencia clave,

muy por delante en el tiempo, y con aportaciones mucho más interesantes que otras obras en Europa de los años 30 profusamente publicadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario